Endless Poetry

A portrait of Alejandro Jodorowsky’s young adulthood, set in the 1940s and 50s, in the electric capital city of Santiago. There, he decides to become a poet and is introduced, by destiny, into the foremost bohemian and artistic circle of the time.

Letterboxd

Add a review

GoWatchIt

See more films

Reviews

  • ★★★★ review by James Healey on Letterboxd

    A sequel to my least favorite Jodorowsky film (The Dance of Reality), Endless Poetry ends up being my favorite Jodorowsky film. Absolutely bizarre and absurd in a way that only Jodorowsky can make work. One of the most personal films I've ever seen from an auteur.

  • ★★★★ review by Mahdi Bahaeddini on Letterboxd

    دومین قسمت از تریلوژی اتوبیوگرافی سینماگر مؤلف و طناز این سال های سینمای خاک گرفته آمریکای جنوبی؛الخاندرو خودوروفسکی.با لحنی عمدتا مبتنی بر رئالیسم جادویی،آنگونه که در "دزد رنگین کمان" دیده بودیم،در تلفیق نامحسوس با مؤلفه های سینمای سوررئال.خودوروفسکی مشتاقم کرد تا عقب گرد کنم و یه سری به فیلم های دیگه اش بزنم تا ببینم چه مسیری رو طی کرده که اینقدر جسورانه و سراپا، با ذهنی باز و سیال فیلم اخیرش رو ساخته.فیلم همچنین هجویست بر دنیای روشنفکری؛اما نه اونطور که انتظارش رو دارید.

  • ★★★★★ review by Manuel Palma Cornejo on Letterboxd

    Smooth, lucid, tremendously lined with light and deeply honest, "Endless Poetry" has been cemented to de preserved indefinitely, to be given and shared, and definitely, never to be put apart.

    "Poesía sin fin / Endless Poetry" is in my "The Greatest" movies collection and the full review is written in Spanish.



    "He aprendido a ser. He aprendido a amar. He aprendido a crear. He aprendido a vivir. Todos los caminos son mi camino. Abriendo mi corazón, escucho el llanto del mundo.”

    Mis ojos brillaban impresionados y mi cuerpo permanecía sosegado mientras atónito me dejaba hipnotizar con “Poesía sin fin” (“Endless Poetry”, en inglés) del novelista, ensayista, actor, guionista, músico, filósofo y un sinfín más de actividades a las que se ha dedicado Alejandro Jodorowksy. Su película es una secuela inmediata de "La danza de la realidad" (2013), fungiendo como una autobiografía fantástica de este hombre que implanta sus propios lentes para conocer de cerca su figura, adentrarnos a su vida profesional, familiar y personal, para que por dos horas y siete minutos, seamos él.

    Pero describir a “Poesía sin fin” como el recuento personal de una vida es limitar su gigantesca gama de temas que aborda y las ambiciosas áreas con las que interseca a una minúscula parte de lo que en realidad representa. La película es una reflexión sobre la vida misma, que incluye el terror de no poder reconocer la identidad propia, el destino de ser olvidado y el de desaparecer gracias al tiempo imperdonable; es sobre las inevitables parábolas del amor, el rencor que a cuestas se carga a pesar de querer desecharlo, el ferviente camino hacia la defensa de una postura en la construcción de una propuesta, y es sobre la liberación del ser para alcanzar exactamente lo que uno quiere de sí mismo. Esto es logrado paralelamente a través de un homenaje al arte y a la poesía, conjuntando literalmente una de las más bellas prosas fímicas concebidas en años recientes.

    Tersa, lúcida, tremendamente forrada de luz y profundamente honesta, “Poesía sin fin” ha sido cimentada para preservarse indefinidamente, para regalarse y compartirse, y definitivamente, para nunca apartarse.

    Han pasado muchos años desde que Jodorowsky decidiría entregarse completamente a la más grande de sus pasiones, la cual es crear, descubrir, revelar y demostrarlo a través de como solamente él puede ejecutarlo. Introducirnos en su carpeta de obras es dar un salto hacia una alberca única de una mente irrepetible, que elogia cada instante de las cosas para reconocer su vital importancia en nuestra cotidianeidad. Discutir sobre su literatura significaría perdernos en cientos de discursos de los que es necesario detallar con atento análisis, así como lo es discutir acerca de sus magnánimas creaciones cinematográficas que incluyen a las obras de "La montaña sagrada", "El topo" y "Santa sangre".

    Su “Poesía sin fin” es una película perfecta que bien podría servir de ejemplo para definir al cine. Si un largometraje recurre a la extracción del ritmo esencial de la danza, la suma con la condensación de sobrias composiciones atemporales que a su vez se combinan con las piezas de Adán Jodorowsky, integrando al grupo una historia llena de versos y apreciaciones estéticas, escritas en contextos diferentes, por personas diferentes, y a ésto se incluyen diferentes perspectivas visuales que son pintadas como un fotógrafo experto en la variedad cromática de los colores, es ahí donde el séptimo arte adquiere su nombre y Jodorowsky atiende y procura cada uno de estos elementos puntualmente.

    La historia, enfocada siempre en él mismo, sigue a Alejandro a partir del final de su adolescencia (interpretado por Jeremías Herskovits) hasta su juventud, encarnado por ni más ni menos que su hijo de la vida real, Adán. "Poesía sin fin" ambiciona en su narrativa discursiva y audiovisual como lo hizo su vanguardista manifiesto de "La montaña sagrada" y una de sus misiones es hacer de los espectadores parte de la travesía espiritual de una vida, para maravillarnos, transmitirnos y hacernos conscientes de algo.

    No pude sentirme más despierto al ser testigo de lo que pasaba en la pantalla, que con un divertido y a la vez elegante inicio se cambia tonalmente una vez que Alejandro sigue creciendo. Desde “La danza de la realidad”, él tiene miedo de las exigencias de su padre (interpretado por otro de sus hijos, Brontis Jodorowsky) quien espera que él se convierta en doctor y que deje la poesía, pues “es una cosa de maricones”. Después de un terremoto que azotó Chile, y de un juego de cartas en el que participa su siempre enojado padre y su siempre cantante madre, Alejandro se arma de valor y huye para no regresar jamás. En la ciudad, conoce y se une a un grupo de artistas jóvenes, cuyas ideas y formas de expresión llaman su atención. Alejandro se siente identificado y reafirma su convicción: la de ser un poeta.

    Pero ¿qué implica ser un artista? o más allá de eso, ¿qué significa la poesía per se? Para Jodorowsky, no es solo manifestar una idea a través de medios estéticos, emocionales e intelectuales; es también ejerciendo y exponiendo su rebeldía en su magistral manejo de lo artístico. La película se siente no como si hubiera sido realizada por un hombre de casi noventa años (sí, Alejandro la escribió y produjo teniendo esta edad), sino que tiene el alma y el ritmo de un joven aventurado, deseoso de explorarse a sí mismo y encontrar su lugar en el mundo. Su película es flamante, y de hecho, mucho más asimilable que sus obras anteriores, pero no menos compleja. Si "Poesía sin fin" resumiera en una palabra su cometido, ese sería que está en la búsqueda y explicación de lo excelso. La historia madura conforme avanza y gracias a sus memorables anécdotas, nos relata los encuentros con amigos del protagonista como Enrique Lihn (Leandro Taub) y la poeta que se convierte en su novia, la singular Stella (Pamela Flores).

    Las actuaciones parecen extraídas de una sitcom, exageradas como en el teatro, pero todas tienen un sentido. Cada instante que pasa con alguien es un motivo de inspiración para el artista, como cuando gracias a un muchacho se da cuenta que no es homosexual, o como cuando conversa con una colega francesa, logrando reconciliarla con su amado que está a punto de partir. Al igual que los filmes de Luis Buñuel y de Federico Fellini, hay un surrealismo que invade a la trama, y aquí Alejandro se vale del uso de impresiones que literalmente disfrazan a la ciudad actual para contextualizarla en el año en que corresponde, y enmascara a personajes terciarios y extras porque son gente y no importa quiénes eran.

    "Poesía sin fin" la pasa muy bien con la implementación de un mordaz y blanco humor que hace del mensaje típico de "sé tú mismo", un lema trascendental. Alejandro se ríe de sus desgracias, de las tonterías que le pasan y los hallazgos que se le presentan. Él y Enrique salen a caminar y con tal de permanecer sobre una ruta en línea recta, pasan sobre una camioneta y atraviesan la casa de una desconocida. Él también llega a participar en un circo y se desnuda, pide orientación al dejar que le lean las cartas, pinta estatuas públicas y lanza carne a un grupo de personas influyentes. Del humor, la trama pasa a lo grotesco y a lo extraño, como cuando Alejandro tiene sexo con Pequeñita (Julia Avendaño), que está menstruando; de ahí pasa a lo sensual, como la vez que él y Stella cortejan y culmina con lo infecciosamente absurdo y lo impudoroso.

    Es una combinación de toda clase de cosas y de estilos, y ahí señala que es donde reside el significado de la poesía. Quizás podría encapsularse como “la esencia de todo” y para explicarse, requiere de una interpretación o una abstracción particular de la información. El trabajo de Jodorowsky en ese proceso es psico-mágico. No todo lo malo debe causar melancolía o rabia, y es válido reaccionar con carcajadas y sonrisas de vez en cuando, aunque a veces se necesita simplemente de la emoción inmediata que surge después del suceso. Es un juego de perspectivas y de sensaciones diferentes, con encuentros, separaciones, reclamos y momentos de revelación. El Alejandro real aparece en varias ocasiones con su hijo que lo está interpretando y lo aconseja, lo guía en como a él le hubiera gustado que salieran las cosas y aunque puede ser tarde para cambiar algo, siempre se puede intentar una cosa diferente.

    “Poesía sin fin” tiene momentos cargados de emoción, como la escena final de Alejandro con su padre y la del desfile de calacas y demonios. Ahí, Jodorowsky ha entendido varias cosas, entre las que se encuentra el aceptar su egoísmo como un joven crítico y transformador, su visión activa antirreligiosa, anticapitalista, antigubernamental y antitradicional, que, con cargada energía, se enfrenta a los complicados obstáculos, los tragos amargos y las trabas de un Chile con política y sociedad aquejada. Todo garantizado a través de un surrealismo que no es demasiado surreal ni demasiado real, ni muy serio ni muy relajado, pero siempre entretenido, que respira hondo entre sus saltos de júbilo y conservándose gustoso e ingenioso en lo que dice. No puedo esperar para que haya una segunda secuela.

    Alejandro tiene razón en varias cosas. Tenemos que encontrarnos, aceptarnos y dejar que nuestro ‘yo’ crezca y sea lo más real y libre posible. El tiempo lo borra todo: recuerdos, evidencias, herencias, ideologías, sistemas, a la humanidad entera, al planeta y a las galaxias. Ese misterioso destino es desalentador y desconocido, pero es cierto. Y entre todas las cosas que se sabe sucederán en el futuro, hay una de ellas que se afirma en todo momento: la poesía no muere, porque, aunque todo lo haga, en ese trayecto es la poesía la que se conservará. Vida y muerte son poesía, y ¿la nada y el vacío?



    Nota: Alejandro Jodorowsky tuvo grandes complicaciones para que "Poesía sin fin" fuera posible. A través de un vídeo que publicó el 6 de agosto de 2015, él hace un llamado general para concientizar a las personas sobre la importancia del cine de autor y cómo está siendo fuertemente amenazado por una corriente de películas a las que él mismo llama como "enfermas" y que "han colonizado al planeta entero". Su discurso, como una preocupación de muchos artistas, es que el arte debe ser transformador, trascendente y valioso intelectualmente, situación que, a muchos directores, compañías productoras y audiencias, no está siendo de mucho interés. Los invito a escucharlo a través de esta liga: youtu.be/i2d8fdUENMA

  • ★★★½ review by Filipe Furtado on Letterboxd

    “I’m saving my hymen for a man with a divine face arriving from the mountains”.

    Uneven, excessive, sometimes embarrassing but consistent moving. The adjective fellinesque will be throw a lot about this as it was about Jodo’s previous The Dance of Reality, but that don’t makes justice to what Jodorowsky is going for, particular the manner he use his discreet camera movements to wave emotion as well as he sense of place. I thought my misgivings about Dance of Reality was partial about my interest on Jodorowsky the artist be much large than Jodorowsky the man to care for such ambitious autobiographical project, but he is much more at home here. That he is a man lost in time just makes this remembrance more affecting. A heart who can embrace the whole world, indeed.

  • ★★★★ review by NO WHERE TO RUN on Letterboxd

    "I am an artist". this is what i say before sitting down and trying to write a movie script, understanding that i want to bring my emotions on the screen, brining a thoughtful point of view on life.

    Now i will admit that this is my first movie that i saw from Alejandro Jodorowsky. but it's not like i didn't know, who was Alejandro Jodorowsky. i saw him in the documentary movie, "Jodorowsky's Dune" and from there i knew that i was witnessing an artist, an ambitious artist.

    and if you my lovely followers, decides to follow this great journey, i am promising you a visual fest to the eyes, an unpredictable, emotional and not boring journey. one word to describe this all, unique. from the production Design to the makeup to the clothes and even the characters, they are colorful and bright. even though some of the acting can be range from bad to over the top. the strongest point about "endless poetry" is the great talent of Jodorowsky to create deep and thoughtful metaphors about life.

    it's not for everyone, like i say Jodorowsky is an ambitious artist. some of his ideas and metaphors that he brings. most of them will not land with everybody and with a run time of two hours, it can get a little bit annoying. because i know that somebody, some where will think that this is a shallow movie and i will understand him.

    at the age of 88 and three more movies to finish his life story (this is the sequel to Alejandro's previous movie "the dane of reality"). Alejandro does not show any signs of slowing down or doing things in the easy way. now i know that i need to see the rest of Jodorowsky's filmography and crossing my fingers to see another movie by this great talent on the big screen.

    ------------

    add to:

    movies with a lot of layers

    special movies

    ------------

  • See all reviews

Tweets